Desde blusónes, cajas para petardos, para las cenizas… un sin fin